Bizcocho de chocolate

Cómo hacer bizcocho de chocolate

Bizcocho de chocolate Thermomix

Este bizcocho de chocolate es uno de mis pasteles favoritos para hacer y comer. Un amigo mío me dio esta receta hace años, y sigo haciéndola igual, aunque con la ayuda de la Thermomix es aún más fácil y rápido.

De alguna manera, se pone mejor cada vez que lo horneas; así que cuando alguien en casa tiene antojo de chocolate (algo que ocurre muy a menudo), me pongo a hornearlo.

Bizcocho de chocolate Thermomix

Un bizcocho sencillo como este, es mucho más fácil y rápido de hacer que un pastel o tarta en capas, e igual de delicioso. De alguna manera se siente un poco menos lujoso, pero sin duda es el más demandado.

La Thermomix se encarga de mezclarlo todo, por lo que la elaboración es un placer. Mientras se hace la mezcla de la masa, engraso y forro mi molde y dejo que se precaliente el horno.

Todo lo que tengo que hacer es pesar los ingredientes, romper los huevos, y añadir los ingredientes para hacer una bonita masa.

Estos son algunos consejos que debes seguir para que el bizcocho salga bien:

Asegúrate de que la mantequilla y los huevos estén realmente a temperatura ambiente, o la masa no se mezclará bien.

Para ablandar más rápidamente la mantequilla fría, desenvuélvela y córtala en trozos pequeños. Puedes calentarla en el microondas 10-15 segundos, pero cuidado de que no se derrita completamente.

Para atemperar los huevos fríos, colócalos en un recipiente pequeño y cúbrelos con agua tibia, dejándolos reposar durante 5 minutos.

Utiliza cacao en polvo sin azúcar, un cacao especial para postres (no vale cacao instantáneo tipo ColaCao o Nesquik).

Asegúrate de que el horno está a la temperatura correcta, y sin el ventilador puesto. Un termómetro de horno es una herramienta indispensable para comprobar esto.

El bizcocho estará listo cuando haya subido completamente y no se mueva en el centro. Utiliza un palillo de dientes para comprobar si hay masa húmeda, y si es así, continua la cocción un poco más.

No dejes solo el bizcocho los últimos minutos de cocción, ya que puede pasar de estar hecho a estar seco rápidamente.

No me gusta hornear en moldes de cristal porque se cocinan demasiado rápido. Un buen molde de metal de calidad te dará los mejores resultados.

Preparación: 10 min

Cocción: 60 minutos

La receta se ha creado para la TM 5.

Ingredientes

  • 100 gramos de cacao en polvo sin azúcar
  • 180 gramos de agua hirviendo
  • 250 gramos de mantequilla sin sal, ablandada a temperatura ambiente
  • 220 gramos de azúcar
  • 120 gramos de azúcar moreno
  • 2 cucharaditas de esencia o extracto de vainilla
  • 5 huevos L
  • 150 gramos de harina
  • 1 cucharada de levadura en polvo

Modo de elaboración

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo, y preparamos un molde rectangular untándolo con mantequilla y forrándolo con papel vegetal por la base.

En un recipiente, mezclamos el cacao y el agua hirviendo, y lo reservamos para que enfríe mientras preparamos la masa.

En el vaso de la Thermomix añadimos la mantequilla y los azúcares, y lo batimos durante 20 segundos a velocidad 5. La mezcla tiene que estar cremosa y suave.

Añadimos los huevos y la esencia de vainilla, y volvemos a mezclarlo otros 10 segundos a velocidad 4. Vertemos la mezcla de cacao, la levadura y la harina, y seleccionamos 20 segundos a velocidad 5.

Transferimos la masa del vaso al molde engrasado, rebañando bien los lados para que no se quede nada. Introducimos el molde en el horno durante aproximadamente 60 minutos.

Pasado ese tiempo, nos aseguramos de que está bien hecho por dentro, para ello le hacemos la prueba del pincho. Introducimos un pincho en el centro, si sale completamente limpio, el bizcocho está hecho. Si sale húmedo, hay que dejarlo 5 minutos más y volver a comprobar.

Una vez sacado del horno, lo dejamos enfriar en el molde durante 5 minutos antes de desmoldarlo y ponerlo sobre una rejilla para que enfríe del todo.

NOTAS

Si quieres añadir un glaseado o ganache al bizcocho terminado, añádelo mientras está caliente, ya que el ganache comienza a escurrirse y luego se espesa a medida que se enfría.